Adherencias tubaricas

Las causas de las adherencias son esencialmente quirúrgicas, infecciosas, traumáticas, obstétricas, congénitas y reflejas.

Quirúrgicas: todo acto quirúrgico, y concretamente, abdomino-pélvico, altera la dinámica visceral, la movilidad y la  distensibilidad de los tejidos orgánicos.

Infecciosas: cualquier infección, incluso tratada, deja microadherencias y afecta a la movilidad salpingo-ovárica.

Traumáticas: un traumatismo directo o indirecto tiene consecuencias dañinas sobre los distintos tejidos útero-anexiales, caídas sobre cóccix, fracturas iliacas…

Obstétricas: algunos partos, a causa de su complejidad y sobre todo, por su rapidez, pueden contribuir a deteriorar la mecánica tubo-ovárica

Congénitas:  algunas malposiciones  congénitas de los ovarios y de las trompas

Reflejas: un problema vertebral mecánico puede desencadenar a distancia problemas tubo-ováricos-uterinos.

Las técnicas manuales actúan a nivel de las trompas.

Facebook