Fastitis plantar

Casi siempre se trata de un proceso benigno y auto limitado y que se debe a una inflamación  en la fascia plantar (estructura de la planta del pie) y, en ocasiones, asociada a la formación de una espícula ósea, calcificación, por tracción excesiva, llamada espolón calcáneo.

La fascitis plantar puede tener muchos orígenes, desde alteraciones biomecánicas en la extremidad inferior, alteraciones viscerales, hasta alteraciones posturales etc…  También se puede asociar a acortamientos relativos, poca flexibilidad, del sistema aquileo-calcaneo-plantar.

El tratamiento inicial, con el que mejoran el 90 % de pacientes, consiste en reposo “relativo” y un trabajo especifico de la propia fascia plantar sumado a un trabajo articular de la zona. Según la causa se trabajaran también zonas relacionadas.

Facebook