Incontinencia urinaria

Conocemos como SUELO PELVICO (SP) el conjunto de estructuras ligamentosas, musculares y esqueléticas que proporcionan sostén a las vísceras localizadas en la pelvis y el abdomen. El correcto funcionamiento de estas estructuras permite controlar la micción, la defecación y el parto. La alteración de estas estructuras que forman el suelo pélvico puede dar lugar a un incorrecto funcionamiento de cualquiera de los órganos alojados en la parte inferior del abdomen, pudiendo ocasionar diversas patologías. Las más frecuentes son la incontinencia urinaria y la incontinencia fecal.

Los síntomas, que en muchas ocasiones son asumidos erróneamente como una consecuencia inevitable del proceso vital, se presentan en grados muy variables, asociándose en los casos severos a una importante limitación para desarrollar una actividad normal.

El abordaje fisioterapéutica de la disfunción del suelo pélvico agrupa una serie de métodos y técnicas mínimamente invasivas y de bajo riesgo para el paciente. Entre el gran abanico de estas técnicas se encuentran: la terapia manual, los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico, la gimnasia abdominal hipopresiva, la reeducación miccional y de la defecación, la electroestimulación, el biofeedback y los conos vaginales. La misión de todas ellas es mejorar o conseguir la continencia urinaria o fecal y el fortalecimiento de la musculatura para alcanzar una correcta estática pélvica.

Facebook