Inestabilidades articulares

Dentro de este apartado las principales patologías son la luxación y la subluxación.

Una luxación es toda lesión cápsulo-ligamentosa con pérdida permanente del contacto de las superficies articulares, que puede ser total (luxación) o parcial (subluxación)


Se produce cuando se aplica una 
fuerza en sentido y fuerza determinados sobe una  articulación produciendo la separación de los extremos de dos huesos conectados.

Síntomas ( en caso de luxación)

Dolor intenso, que además aumentará conforme intentemos mover la zona

Impotencia funcional inmediata y absoluta

* Hinchazón o Inflamación

Deformidad

Tratamiento

Exploración completa del paciente y valorar el estado de la articulación afectada. Puede suceder que, aunque sea diagnosticado como una luxación y se crea que pueda haber una inestabilidad, encuentre una articulación rígida (debido a la inmovilización, las complicaciones u otros factores asociados). También se puede presentar como una articulación inestable.

Las reacciones fisiológicas de la luxación articular son el edema, el espasmo muscular y el dolor. El tratamiento irá encaminado a resolver esto y recuperar la funcionalidad de la articulación. Por tanto, el tratamiento de fisioterapia irá en función de la exploración fisioterapéutica.

El objetivo principal del tratamiento de fisioterapia en las luxaciones es reeducar la sensibilidad articular para que sea capaz de evitar nuevas
lesiones, mediante:

  • Disminución del dolor y del edema
  • Refuerzo muscular dirigido
  • Aumento de la amplitud articular
  • Reeducación propioceptiva (Control motor) 
  • Reeducar la sensación de posición articular
  • Reeducar la estabilización dinámica de la articulación
  • Reeducar el control neuromuscular reactivo




Facebook