Ligamentos cruzados

Los ligamentos cruzados están situados en el centro de la rodilla. Ambos sirven de unión entre el fémur y la tibia controlando el desplazamiento de la tibia respecto al fémur tanto en el sentido anteroposterior como en el lateral y rotacional.


En deporte y/o actividades donde se producen giros enérgicos sobre la rodilla, especialmente si el pie está fijo o apoyado en el suelo (fútbol, baloncesto, balonmano, esquí, etc), es en donde se dan las lesiones de estos ligamentos.

El paciente siente que la rodilla falla o se le va y tiene sensación de desgarro que le impide continuar con la actividad. Sensación de que algo se ha roto en su rodilla. Casi en la mitad de los casos se asocian lesiones en los meniscos y/o el cartílago articular.

Pasada la fase aguda, se inicia el tratamiento de Fisioterapia encaminado a recuperar la movilidad de la rodilla y un buen control muscular.

Facebook