Rotura de menisco

Los meniscos son dos estructuras, menisco interno y menisco externo, en cada rodilla, con forma de medialuna, y que sirven para amortiguar y distribuir las cargas, peso, que soporta la rodilla. También contribuyen a la estabilidad de la misma.

Las lesiones meniscales son muy frecuentes. Ocurren tanto en gente relativamente joven, normalmente en relación con el deporte o traumatismos, como en gente relativamente mayor apareciendo en este último caso de forma inesperada y sin una causa traumática concreta sino más bien como patología de desgaste.

En el caso de lesiones agudas, el paciente siente un dolor claro en su rodilla y posteriormente, con frecuencia al día siguiente, siente como la rodilla se le inflama.

En las lesiones o roturas degenerativas, el paciente también siente dolor en su rodilla pero le resulta difícil determinar cuando comenzó y relacionarlo con algún hecho concreto. Suele tener la sensación de que algo se engancha o bloqueaen su rodilla.

En general, se intenta un tratamiento conservador en las fases agudas.

Según la evolución de las molestias será necesario el tratamiento quirúrgico, actualmente por artroscopia, para extirpar la parte de menisco dañada y, siempre dejando la máxima cantidad de menisco posible dada la importante función de amortiguación que éste tiene y que protege a la rodilla frente a la aparición de una artrosis precoz.

En algunos tipos de rotura, se puede coser, suturar, la zona rota para preservar la mayor cantidad de tejido meniscal posible.

Facebook