Vertigos

El vértigo es un síntoma muy desagradable pero, por suerte, la Osteopatía puede sernos de gran ayuda y hacer que mejoremos de un modo mucho más rápido.

Diferencias entre vértigo y mareo

En el vértigo, incluso tumbado y agarrado, el paciente cree que se cae al vacío inevitablemente y todo gira en su entorno. No suele mejorar con nada. La persona tiene miedo incluso a salir de casa ya que el sentimiento de inseguridad que siente es impresionante.

Además tiene una sensación modificada de que el entorno o el propio individuo gira sin encontrar limite en el giro de movilidad, de caída al vacío, imposibilidad de fijar un objeto con la mirada, estabilizar la mirada, etc.

El mareo suele ser algo más momentáneo y puede estar producido por una bajada o subida de presión, muchas horas sin comer, una mala digestión, levantarse demasiado rápido, un ejercicio físico extenuante, un golpe de calor, etc. El paciente mejora cuando modifica la causa que lo produjo.

Todo este proceso concomitantemente cursa con posibles vómitos, acufenos, y estado general alterado que produce miedo a salir a espacios abiertos, ansiedad por anticipación, y desconfianza y desconcierto ante el descontrol que produce este estado.

La osteopatia se muestra  efectiva en casos donde el problema provenga de cambios o alteraciones en la estática de la columna cervical, bien por traumatismos, rectificación donde se modifique el confort articular, o por contracturas musculares severas que producen pinzamientos y riego dificultoso por la congestión producida en la región cervical.

Facebook